Asfixiarte con tu saliva, contraer pupilas, rascar una nueva comisura en la sien, un suspiro y mil remilgos acompañarían una expedición al rescoldo, por sus precedentes, ya rutinario

Anuncios