Si sólo la muerte,

o bien la poesía

podía salvarnos

Anuncios