Profirió el pensante ante
el silente susurro de la muchedumbre:
Lo siento, optimistas.
Es mi naturaleza.

Anuncios