Nuevamente, en umbral del somnus, ver a través

de mi perro mal muerto. De pronto,

alguien rompe mi cuello,

con ciega

afección.

Anuncios