Empero, nada hace desistir la bulla del oprobio. Aún guardas esa vieja mascara de invisibilidad en las manos,

Anuncios