..que en la ciudad del triste,
no se debe amar al prójimo,
como a sí mismo.

Anuncios